Connect with us

#COVID19 Así amaneció #España después de que el gobierno permitiese sacar a los niños a la calle por unas horas

Published

on

Parecía el día de después de los Reyes Magos. Casi seis millones de niños de menos de 14 años han salido este domingo a las calles de España, tras 44 días encerrados en sus casas, con sus patines, bicicletas, pelotas. Todo parecía por estrenar. Algunos pequeños se han vestido incluso con disfraces. La ocasión lo merecía. Pero, aunque muchos ciudadanos sí han cumplido la normativa (mascarilla, distancia social, salida de un solo tutor, con un máximo de tres menores), la picaresca ha llevado a otros muchos adultos a saltársela a la torera.

Por ejemplo, varios padres con más de un hijo han aprovechado para salir ambos a la calle, aunque separados, para coincidir después en un punto concreto. Esta ha sido la infracción más cometida. En Barcelona se han visto imágenes de decenas de personas sentadas, sin mantener la separación física, en la Barceloneta. También ha habido quienes han estado en el espacio público más de los 60 minutos estipulados.

El regreso de la primavera

No está permitido aún poner el pie en los parques ni en instalaciones deportivas, pero las calles se han llenado hoy de una alegría que muchos ya habían olvidado. Ha vuelto la primavera. Alba, de 3 años, va vestida de princesa, con una mascarilla casera de colorines y montada en su patinete. Se para en cada maceta de la calle Segre del barrio barcelonés de Sant Andreu para coger margaritas. Ignora totalmente a los periodistas. La acompaña su madre, Sara: «Le encantan las plantas».

Los niños han sido este domingo la principal clientela de los quioscos de la zona: formaban largas filas (respetando, al menos en Sant Andreu, la distancia de seguridad) para comprar cromos, golosinas, juguetes. Aitana (11 años) y Jordi (13) han salido con su padre, cada uno con su pelota de fútbol. «Preferimos salir, pero hemos llevado bien el confinamiento», apunta Jordi. «Yo estoy en sexto de primaria, es mi último año con mis compañeros y me da mucha pena no haberme despedido de ellos», añade Aitana. El curso escolar se ha suspendido hasta septiembre.

Sanidad advierte de que «se ajustarán algunos criterios» en caso de que no se cumplan las recomendaciones

En la plaza de Can Fabra los pequeños corrían, patinaban, chutaban el balón. Barcelona con niños y sin apenas coches. Una madre y sus dos hijas saltaban a la comba y, al acabar y recoger la cuerda, se desinfectaban las manos con gel. Àlex tiene 4 años y su padre, José, asegura que ha llevado bien el confinamiento. «Mucho mejor que los adultos. Hoy incluso dijo que no era necesario salir», comenta José. Durante estas semanas, la pequeña únicamente ha salido con él a bajar la basura por las noches. «Echa de menos a los amigos, pero dice que no quiere volver al cole». Otra niña, a lo lejos, grita: «¡Una oreneta, una oreneta!». El soleado día y las temperaturas de 20 grados invitaban a la euforia. Ha sido como despertarse tras una larga resaca.

«Extremar precauciones»

Sin embargo, el progresivo desconfinamiento (las salidas de los menores no son sino el tímido inicio de su lento desarrollo) inquieta a las autoridades políticas. El ‘president’ de Catalunya, Quim Torra, ha expresado su preocupación a través de Twitter: «Me llegan comentarios alarmantes sobre la salida de los niños a la calle. Estamos en máxima alerta y hay que extremar las precauciones. Mascarillas, distancias de seguridad y evitar los grupos. La salud de todos está en juego». La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha celebrado hoy que los niños ya puedan salir y no ha descartado abrir parques y playas «en función de cómo evolucionen estos días».

El Ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha asegurado que, según Interior, las recomendaciones, con carácter general, «se están cumpliendo». Pero ha advertido de que, de no seguir siendo así, se «ajustarán» algunos criterios. Por su parte, la vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha afirmado haber visto fotografías de personas que «disfrutaban con responsabilidad» y «contentas» de salir por fin a la vía pública. Hay, con todo, mucha cautela ante lo que pueda ocurrir en los próximos días. Es más que posible un rebrote del virus.

Madrid amanece

En el centro de Madrid, el día ha despertado nublado, pero poco antes de las doce abrió y las voces de los niños han empezado a colarse por las ventanas. En la zona de la gran plaza de Felipe II, donde normalmente los pequeños se mezclan con las largas colas para entrar en el Wizink Center el día que hay concierto, este domingo las familias disfrutaban desparramadas de la hora de libertad. Cuatro madres y amigas no escondían la truhanería y hablaban entre ellas, a dos metros de distancia y con mascarilla, eso sí, mientras los hijos iban y venían. Al despedirse: «¡Mañana, a la misma hora!».

La Policía Municipal de Madrid identifica a más gente en la calle, pero no excesiva ni aglomerada

Por las aceras de la calles cercanas, algunas parejas con dos hijos salieron a pasear los cuatro. Andan separados varios metros para aparentar. En el cruce de Doctor Esquerdo con O’Donnell, un coche de la policía municipal se para y el agente baja la ventanilla: «¿Tienes el carnet del patinete?», le pregunta a la niña, de 6 años, que va delante con la madre. Ella, vergonzosa, no contesta. La hermana, de 4, que iba detrás con el padre, se adelanta varios metros para defenderla, a la vez que descubre la picaresca: «Eso lo tienen que llevar los papás». Los agentes sueltan una carcajada y siguen su camino, quizás en busca de una infracción más grave.

En Madrid, la Policía Municipal ha identificado este domingo más gente en la calle, pero no excesiva ni aglomerada, y a muchas familias saliendo con ambos progenitores. Además, este cuerpo policial ha comprobado que muchas familias querían estar en los parques, por lo que se reforzó la presencia en estas áreas.

A partir de mañana, sanciones

En València, la tranquilidad general que se ha visto en la ciudad y en el paseo marítimo, ha contrastado con las aglomeraciones e incluso los partiditos de fútbol que se pudieron ver en la zona del antiguo cauce que hay bajo el Palau de la Música, lo que ha llevado al ayuntamiento a amenazar con multas y otras acciones, informa Nacho Herrero. 

«La pedagogía termina hoy a las nueve, mañana [por este lunes] pasaremos a la sanción y, si en los próximos días viéramos que la situación en los parques y en los jardines no es la conveniente, estudiaríamos la posibilidad de cerrarlos», ha apuntado Aaron Cano, concejal de seguridad.

La #BBC en tiempos de #COVID19 en Ecuador multitudinarias protestas por paquetazo de @Lenin Moreno

Published

on

Estudiantes universitarios, sindicatos y trabajadores informales desafiaron la cuarentena en Ecuador, uno de los países más sacudidos por el coronavirus.

Este lunes miles de personas protestaron en diferentes poblaciones de Ecuador en contra de las drásticas medidas económicas y recortes de presupuesto anunciados por el presidente Lenín Moreno.

Disminución salarial, eliminación de puestos en el sector público, reducción del dinero para las universidades y cierre de empresas estatales son algunas de las medidas tomadas por el gobierno ecuatoriano ante la grave crisis económica que atraviesa ese país, agravada por el coronavirus.

Este domingo Moreno había presentado su informe anual ante la Asamblea Nacional (congreso) en el que habló de la situación difícil que atraviesa el país y reconoció que muchas de las decisiones tomadas por su gobierno no son del agrado de toda la población.

“Muchas veces, los esfuerzos y sacrificios que pedimos no son populares”, admitió.

La jornada de protestas

Uno de los principales detonantes del malestar en Ecuador es la llamada Ley de Apoyo Humanitario, aprobada por la Asamblea Nacional, pero todavía no puesta en vigencia por Moreno.

Dicha norma, entre varias medidas, permitiría una reducción de la jornada laboral hasta de 50% y una renegociación de los salarios entre empleadores y empleados.

Esta disposición fue considerada por diferentes sindicatos del país como inconstitucional y señalaron que favorece al empresario y no al trabajador.

Corte Constitucional del país para dejar sin efecto la decisión gubernamental de recortar el dinero para la educación.

Grupos de trabajadores informales, uno de los sectores más amplios del país, también se sumaron a la convocatoria a salir a las calles.

En Guayaquil, otra de las principales ciudades de Ecuador y epicentro de la crisis de coronavirus, y en al menos otras seis poblaciones se registraron protestas similares a las vistas en Quito.

Banderas, carteles y tapabocas se multiplicaron entre los manifestantes este lunes.

La difícil situación de Ecuador

Ecuador fue uno de los países más golpeados por la pandemia tanto en el número de contagios como en lo económico.

Según el presidente Moreno, son alrededor de 150.000 los empleos que se perdieron en los últimos meses.

Moreno, que afronta su último año de mandato, denunció en reiteradas oportunidades que heredó un Estado al borde de la quiebra y que esa difícil situación económica se agudizó por el coronavirus.

Ante tal situación, el gobierno anunció un plan que pretende ahorrarle al Estado cientos de millones de dólares y que incluye el cierre de empresas públicas, oficinas diplomáticas e instituciones estatales, reducciones salariales y despidos.

En su informe anual, Moreno adelantó que uno de los principales objetivos de lo que queda de su gestión será mantener la dolarización y evitar el colapso de la economía.

Continue Reading

En tiempos de #COVID19 en #Chile “Los ricos de Chile ganan como en Alemania, y los pobres como en Mongolia”

Published

on

“Los ricos de Chile ganan como en Alemania, y los pobres como en Mongolia”, decía Branko Milanovic, del Banco Mundial. El gobierno actúa mal porque no conoce a su pueblo, dice experta. Y la “tabla de salvación” es peor.

Chile podría repetir la experiencia de España e Italia, siendo el próximo país en donde el sistema sanitario colapse. Las escenas lo evidencian: decenas de ambulancias que esperan hasta doce horas, o más, en las entradas de hospitales públicos, a la espera de que pacientes con Covid-19 sean atendidos, al menos dentro de los mismos vehículos.

Si la ambulancia se ve obligada a entregar al paciente a una clínica privada, la familia tiene que cubrir sumas imposibles de pagar. A los altos costos de la atención médica se suma el hambre, para aquellos que ni siquiera pueden llegar a las puertas del Hospital San José de Santiago de Chile.

Con o sin pandemia, “el hambre en Chile es producto de la histórica desigualdad social”, dice a DW Fernanda Arriaza, directora de Gestión Comunitaria de la oficina internacional de la ONG TECHO, activa en 19 países de América Latina.

“Son los pobres en los campamentos [asentamientos informales o barrios marginados] los que están viendo la cara más dura de esta crisis, porque se ha recrudecido su estado vulnerable: falta de acceso a servicios, a vivienda, a oportunidades de empleo”, agrega Arriaza desde Valparaíso, una ciudad en donde los más pobres viven en cerros casi inaccesibles para cualquier socorro. Valparaíso es la segunda ciudad más golpeada por la pandemia, después de Santiago.

El coronavirus se ensaña con los más pobres

Por esto el lema de “¡Quédate en casa!” es una ironía para muchos en América Latina que replican: “¿Y si no tienes casa? ¿Y si no tienes agua para lavarte las manos? ¿Y si no tienes 2 metros para distanciarte de 8 personas que comparten un solo cuarto?”. Por esto se teme que la pandemia cause una catástrofe entre los 104 millones de latinoamericanos que viven en asentamientos populares.

Fernanda Arriaza, de TECHO no aventura un posible estallido social en el futuro porque “la situación ya estalló el 18 de octubre de 2019”. Y lo que hoy pasa, prosigue Arriaza, “es que esos mismos pobres no pueden respetar la cuarentena porque el hambre se ha hecho inaguantable”.

“El hambre”, según la experta social, “es la razón por la que están manifestándose en las calles”. Y las cosas pintan aún más difíciles. Antes de la pandemia de coronavirus, en Chile se pronosticaba que el 9,8% de la población iba a terminar este año en la pobreza. Ahora será el 13,7%, según la Cepal.

Al final de este 2020, en América Latina habrá 30 millones más de pobres, unos 215 millones en total en toda la región, así lo pronostica la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en su Informe Especial Covid-19, presentado el 21 de mayo.

Las cifras podrían incluso subir si el impacto de la pandemia es aún más fuerte y las economías latinoamericanas no logran volver a despegar. En todo caso, la organización concluye que el inmenso trabajo de dos décadas de lucha contra la pobreza en América Latina se ha perdido en pocas semanas.

Vuelven las ollas populares

Pero en medio de la tragedia, en Chile resurge la solidaridad comunitaria. Así lo destaca TECHO, pero también Catalina Littin Menz, directora ejecutiva de la Fundación Superación de la Pobreza, con sede en Santiago de Chile. El hambre ha hecho reaparecer las ollas populares, una herencia de la depresión de los años 30 que revivió durante la dictadura de Pinochet.

“Estamos viendo un incremento de estrategias comunitarias de sobrevivencia y un resurgimiento del sentido comunitario”, dice Littin Menz a DW, para quien “es el momento de ponerse a disposición para fortalecer estas estrategias que nacen desde las organizaciones de base”.

Un cometido que dicha fundación se propone enfrentar con el programa Servicio País, “que ya tiene una exitosa historia de 25 años, gracias a jóvenes profesionales que han trabajado en las 100 comunas rurales más pobres de Chile”, explica.

Un país, dos mundos

El mundo esperaría que Chile, una exitosa economía con “solo” 18 millones de habitantes, fuera capaz de manejar mejor la pandemia y sus efectos. Todos los gobiernos del mundo están aprendiendo con cada hora en que el coronavirus recorre el mundo.

¿Por qué entonces cunde el caos en Chile? “Porque el Gobierno ha equiparado vidas humanas con economía”, es la determinante conclusión de Eduardo Vergara, director ejecutivo del laboratorio de ideas Fundación Chile 21.

Para Vergara, exjefe de la División de Seguridad Pública del Ministerio del Interior bajo la presidenta Michelle Bachelet, “desde un principio, la actual administración manejó irresponsablemente la pandemia minimizando los riesgos, dando mensajes contradictorios y negándose a tomar decisiones basadas en los científicos que tuvieron que pedir en público ser escuchados”.

Para la experta de TECHO, justamente “ese desconocimiento del sentir ciudadano” explica por qué tantos chilenos han protestado —con una pausa obligada por la pandemia— tan vehementemente desde octubre, “porque un Gobierno que desconoce qué es lo que el pueblo necesita, no sabe qué respuestas dar a los problemas, y menos en una crisis como esta”.

Una “tabla de salvación” equivocada

La repartición, por parte del Gobierno, de 2 millones de cajas con víveres a familias pobres resultan ser una gota de agua en el Atacama. Pero hay algo adicional que puede agravar los males y enturbiar drásticamente el futuro de Chile: el narcotráfico, como presunta tabla de salvación para los más pobres.

Esta es la advertencia del politólogo Eduardo Vergara, quien destaca que “durante estas semanas de crisis el número de asesinatos relacionados con el narcotráfico ha subido en Chile, un país cuya política antidrogas se limita a capturar a los ‘soldados’, casi siempre mujeres pobres y menores de 29 años, y a los peces gordos los deja libres”.

Ante la ausencia del Estado y el gobierno en Chile, “las estructuras del narcotráfico llenan ese vacío dándole a las familias alimentos y hasta pagando entierros para reclutar a sus soldados”, destaca Vergara, que tiene un máster en Asuntos Públicos del Instituto de Estudios Políticos de París (Sciences Po).

Mucho apunta a que las raíces de la crisis en Chile no solo están en las decisiones erróneas o la falta de medidas para manejar la pandemia, sino que el caos se debe más bien a que “el Gobierno desconoce totalmente cómo es que funciona la ciudadanía”, arguye Fernanda Arriaza, quien concluye que el Gobierno y el pueblo chileno viven en dos mundos paralelos: “uno que interpreta desde arriba, y el otro que sufre la realidad en la calle”.

Continue Reading

Sede de AP convertida en Funeraria, @CynthiaViteri6 – @Lenin mienten al país, sigue existiendo gran cantidad de fallecidos

Published

on

Sede de Alianza País convertida en Funeraria. La alcaldesa Chintya Vireri y Lenin mienten al país, sigue existiendo gran cantidad de muertos.

El video fue divulgado por internautas. La sede de AP está ubicada en las calles Padre Solano y Rumichaca donde se evidenció gran cantidad de Ataúdes junto al sede y en camionetas

Continue Reading

Trending